miércoles, septiembre 21, 2005

¿Cómo?

¿Cómo quedan, Señor, durmiendo los suicidas?
¿Un cuajo entre la boca, las dos sienes vaciadas,
las lunas de los ojos albas y engrandecidas,
hacia una ancla invisible las manos orientadas?

Gabriela Mistral