sábado, enero 27, 2007

EL COLOR DE LAS TUMBAS

I
(El interior de una cabina radiofónica. La puerta se abre y entra el locutor. Se sienta, conecta los audífonos y habla con el controlador, oculto tras un espejo. El locutor, visiblemente demacrado, saca dos tranquilizantes de su empaque de plástico y los traga. Permanece unos minutos con la cabeza entre las manos. Después oprime un botón y un foco rojo se enciende en una esquina del cuarto.)

INICIA TRASMISION


...