miércoles, agosto 30, 2006

El fallo

Publicado en Proceso

El ejército de los impostores


Álvaro Delgado

México, D.F., 28 de agosto (apro).-

"Ya nada extraña: Ni la hipocresía ni el cinismo, tampoco la desvergüenza. ¿Por qué habría de haber sonrojo si todas las conductas inmorales se cometen con la envoltura de la legalidad?Tenía razón Carlos Marx al complementar la idea hegeliana de que la historia se repite: La primera vez como tragedia, la segunda como farsa.

En efecto, la historia, cuando de ella no se aprende, se sucede como caricatura. Eso ha estado ocurriendo en México: Los acontecimientos de 1988, cuando fue impuesto el usurpador Carlos Salinas, se han venido reproduciendo casi dos décadas después, aunque los actos de la farsa --con Vicente Fox, Felipe Calderón y el propio Salinas en los papeles estelares-- no conciten hilaridad.Televisa, hay que reconocerlo, es congruente: Su vocación servil persiste, aunque cambie el rostro de sus empleados en pantalla, que así como los encumbra, ellos lo saben, los desecha. Pero al tenaz afán de propaganda y ocultamiento de su elenco de conductores, la televisora ha sumado, ahora, al mundillo de la farándula que acata la instrucción de salir en defensa de las instituciones “que tanto sacrificio nos ha costado crear”.

Fiel a su defensa de las “mejores causas de la nación”, siempre en la lógica de la filantropía --eufemismo de la entrega de migajas--, Televisa hasta se da el lujo de sacrificar ganancias para regalar tiempos en los mejores horarios a las agrupaciones ultraderechistas, parte de las cuales, en 1988, hacían plantones con Manuel Clouthier al frente para exigirle apertura, y ahora gozan y estimulan su cerrazón.

Nada raro: Si Emilio Azcárraga Milmo se asumía como “soldado del PRI”, su heredero encarna en soldadito azul. Y lo de menos es la filiación, porque lo fundamental es someter a los poderes del Estado, como con la Ley Televisa, que sólo los ingenuos pueden esperar que se invalide en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).Televisión Azteca tiene un comportamiento análogo. Tampoco extraña mayormente: Adquirida al gobierno de Salinas con dinero de Salinas mismo, la diferencia ha sido, si acaso, una competencia para acreditar cuál de las dos es capaz de generar más programación nauseabunda y más degradación en la farándula.

A Fox y al PAN en su conjunto, incluyendo a sus prosélitos, les ocurre lo mismo: Fueron ellos los que trataron de limpiar a Salinas del descomunal fraude del PRI, al que ahora corresponde legalizar a Calderón por la misma vía: El reparto de prebendas.Si los panistas en 1988 olvidaron súbitamente su protesta, y hasta se quitaron un peso de encima con la muerte de Clouthier, con mayor razón reniegan ahora de un ejercicio político que instrumentaron en aquella coyuntura: El gobierno “alternativo”, del que Fox fue encargado del sector agropecuario.

El propio Fox --quien en efecto hizo de la Presidencia de la República un chiste-- se desgañitaba contra el fraude que cometió Salinas en la elección presidencial y en la de Guanajuato, en 1991, cuando cerró carreteras, encabezó plantones, bloqueó el aeropuerto de Silao y, de no haber habido arreglo para el interinato con Carlos Medina, habría saboteado el “Grito de Independencia”, como lo propuso. “Yo soy el único gobernador electo de Guanajuato”, decía Fox, poco antes de anunciar su retiro de la vida política, “hasta que Salinas se vaya”. Fue un acto de cobardía, una de sus características, como la de otro personaje de 1988, Cuauhtémoc Cárdenas, degradado ahora a empleado de Fox y cómplice de las inmoralidades de quienes, de manera engañosa, dijo eran sus adversarios. En fin, tal como se vio en 1988 y aquí lo apuntamos hace dos semanas, comienzan a surgir los pusilánimes, que se amparan en el Estado de derecho para pegarse a la ubre del erario. Al fin y al cabo el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) retrocedió en sus criterios libertarios, retomó el conservadurismo en la peor expresión del término y abdicó de su responsabilidad con la historia.

El fallo de los magistrados sobre los recursos promovidos, de una y otra parte, fue impecable: Cambiar para que todo siga igual. Sólo queda un trámite para consumar, por completo, la impunidad y la impostura: Formalizar al nuevo gerente del país.

...

viernes, agosto 25, 2006

Dos cartones


...

...

miércoles, agosto 23, 2006

Salinato

Parece ser que esa forma de gobierno que maduró en el sexenio de De la Madrid, se juega en estos meses todo futuro posible. De la mano de su bufón, Vicente Fox, y con una nueva figura que de lejos parece el Zedillo de Partido Acción Nacional, hoy les empieza a ser difícil hasta sonreír, porque, en rigor, el país que han destrozado nunca se había revuelto, tan vivamente, como ahora.


...

lunes, agosto 21, 2006

Más allá de la retórica, la hipocresía y la ceguera

"Las medidas de resistencia, para no vivir de rodillas".

Andres Manuel López Obrador


PD. Y más allá de la frase, la gente que está resistiendo, día con día, vale más que todas las páginas que se han escrito para condenar la resistencia civil.


...

domingo, agosto 13, 2006

...

"Las aguas donde el psicótico se ahoga son las aguas donde el místico nada."


Campbell, El poder del mito


...

La guerra, nunca sólo virtual, nunca sólo de un lado.

News, today:

Apocalyptic: Bigger than 7/7? Worse than 9/11? Piece by piece, the plot unravels
From Pakistan to London, from Whitehall to the White House, the story is of an al-Qa'ida 'spectacular' not just in the air but on British soil, too. It is one of 'dozens' of plots involving 'hundreds' more suspects.

...

martes, agosto 08, 2006

Altura de miras o ¡Abrid Reforma!

Aquí un texto de Alejandro Nadal, publicado en La Jornada, que llegó a mi correo gracias a la sensatez de un habitante de la Del Valle. Va.

Miércoles 2 de agosto de 2006

2006: ley y justicia

Realizar plantones y bloqueos de avenidas es visto como una escalada peligrosa en el conflicto electoral. Es cierto que se han radicalizado las posiciones. Pero a los que claman por el respeto a las instituciones es importante recordarles que el orden y la ley no son la esencia del pacto social. La ley es necesaria para asegurar la convivencia social, pero no es suficiente. El orden y la estabilidad son muy importantes. Sin ellos la vida social es muy difícil. La inestabilidad y el caos no son deseables. Pero el orden y la estabilidad no son la condición de posibilidad de la vida social. Por encima está la justicia, el trato equitativo para todos y el derecho de cada uno para buscar la prosperidad y la felicidad en libertad. El pacto social existe por el anhelo de justicia, no por una inclinación mecánica hacia el orden.
El orden es un camino, pero en sí mismo es una entidad vacía. Lo mismo podemos decir de la estabilidad. Son nociones desprovistas de contenido o de significado normativo. Clamar por el orden, per se, es absurdo. Puede haber orden en un campo de exterminio, como en Auschwitz. Hay estabilidad en una prisión cuando el mañana es idéntico al día de hoy.
El orden y la violencia se parecen porque son nociones vacías de contenido y significado. El orden a ciegas es tan insustancial como la violencia, y ésta no es lo mismo que el poder, sino sólo sinónimo de destrucción. El orden sin la justicia es una simple rutina desprovista de sentido.
La justicia es una condición superior. A través de la justicia se define el sentido del pacto social. La justicia es una noción rica en contenido y se agota en sí misma: no necesita de elementos adicionales para adquirir sentido. Es inteligible en ella misma. No es el orden lo que da sentido al pacto social: es la justicia.
La obediencia de la ley puede acompañarse de cierto orden social, pero en sí misma no garantiza el acceso a la justicia. Cuando la comunidad se ahoga en leyes que no permiten aproximarse a la justicia, o hasta son portadoras de un orden injusto, entonces se inicia una controversia genuina. ¿Qué debemos respetar: el orden o la justicia?
Cuando una parte significativa de la población deja de tener acceso a la justicia, el espacio social se degrada. En el extremo, se llega a su rompimiento. En esos casos es absurdo afirmar que el orden y la ley deben ser respetados. El regreso al cumplimiento de la ley y el respeto a las instituciones pasan por restaurar la equidad en el corazón social.
En México la justicia dejó de estar hace mucho en el núcleo del pacto social. La sociedad mexicana está marcada por una desigualdad insultante que crece todos los días. Esa desigualdad se alimenta en un modelo económico que impide a la población buscar la prosperidad y la felicidad. En contraste, ese modelo económico ha beneficiado a unos cuantos de manera obscena y generó un fraude sistémico a través de la desviación de fondos públicos. El orden económico dio franquicias a unos, pero no proporcionó oportunidades ni empleo ni ingresos adecuados a la mayoría de la población. Una sociedad que arrastra en su seno 60 millones de pobres es una sociedad enferma, marcada por la hipocresía y el cinismo.
En los últimos 20 años el ingreso per cápita se estancó. El salario mínimo perdió 75 por ciento de su valor real (los salarios contractuales perdieron 52 por ciento) entre 1982 y 2006. El empleo precario es el rasgo distintivo del trabajo en México: 80 por ciento de la población económicamente activa apenas percibe los cinco salarios mínimos o menos que se necesitan para adquirir la canasta básica. El rezago en educación, salud y vivienda es colosal. Las escuelas y hospitales públicos cuentan con instalaciones deplorables. Por estas semanas, el país le cerró las puertas en las narices a miles de jóvenes que aspiraban a un bachillerato decente. Encima de todo, la ficción de la estabilidad macroeconómica es solamente eso: una ficción.
Existe una polémica difícil sobre quién define la justicia y quién debe promoverla. Pero dos cosas son indiscutibles. Primero, esos datos revelan que el pacto social se ha erosionado y que la justicia dejó de ser prioritaria en México. Segundo, las instituciones encargadas de resguardar la justicia fueron las primeras en traicionarla.
Bloqueos y plantones pueden ser o no una táctica adecuada. Pero es claro que despejar vialidades sólo restablecerá una falsa apariencia de orden. Debajo de esa delgada capa se encuentra un caos brutal hermanado con la injusticia. ¿Cuáles instituciones deben ser respetadas? ¿El IPAB-Fobaproa? ¿El IFE maquillado de ciudadano y aceitado con sueldos de fantasía? La pregunta clave es si está la comunidad obligada a respetar un orden en el que la justicia es menos importante cada día. El desorden aparente de la desobediencia civil no necesariamente conduce a la anarquía. Podría ser la vía para reconstruir el tejido social de la República.
...

sábado, agosto 05, 2006

Hoy

Voto x Voto
...

jueves, agosto 03, 2006

Hacia el fin del verano

Cuatro citas:

1

Tres notas de José Steinsleger, de su artículo "Líbano... ¿castigo de Dios?", publicado en La Jornada

a) "Para mantener el equilibrio síquico y aguantar la devastación emocional que nos causa la sostenida bestialidad de Israel y Washington en Líbano y Palestina se requiere de mucha fe, serenidad y honestidad. El Holocausto judío quedó atrás. El Holocausto árabe acaba de empezar.

b) A su modo, los creadores del Estado de Israel también eran soñadores. No se trata de si tenía o no derecho a existir. Se trata de entender lo que pasó ayer (y de lo que un jefe de Estado naciente advirtió ayer) para entender lo que pasa hoy. El primer jefe de gobierno de Israel, David Ben Gurion, dijo el 12 de diciembre de 1948: "El sionismo ha alcanzado su meta el 14 de mayo de 1948 con la creación del Estado judío... Este, sin embargo, no es el fin de nuestra lucha, sino que empezamos hoy y tenemos que seguir hasta crear un Estado desde el Eufrates al Nilo. Tenemos intención de conquistar más y más".

Adelantándose medio siglo a la doctrina de guerra preventiva, Ben Gurion y el "pueblo elegido de Dios" se convirtieron en el ángel exterminador del pueblo palestino. Y a propósito, vale la pena meditar en dos cosas: 1) la curiosa asociación del patriarca (sionismo = Estado judío); 2) la patética aseveración de que "no todos los judíos" apoyan el genocidio en curso del Líbano. En efecto, no todos. En Israel, apenas 92 por ciento apoya el holocausto del país árabe (Euronews, 31/7/06).

c) Conviene, entonces, tener algún Dios. Pero uno bien misericordioso, que se apoye en el artículo 51 del capítulo VII de la Carta ONU: "... ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho de legítima defensa". Es lo que justamente está haciendo Hezbollah, el "Partido de Dios", en defensa del pueblo y la soberanía nacional del Líbano."

...

2


Las vacaciones, el verano y la miseria del mundo. Todo en el mismo cocktel.

Cartón de Martin Rowson, publicado en Guardian

...

3

Notas de Robert Fisk, publicadas en The Independent:

a) Hizbollah obviously has far more missiles than the Israelis believed - there is not a town in northern Israel which is safe from their fire - and the Israeli army apparently has no plan to defeat Hizbollah other than the old and hopeless policy of occupying southern Lebanon. If Hizbollah had planned this campaign months in advance - and if the Israelis did the same - then neither side left room for diplomacy.

b) The obscene score-card for death in this latest war now stands as follows: 508 Lebanese civilians, 46 Hizbollah guerrillas, 26 Lebanese soldiers, 36 Israeli soldiers and 19 Israeli civilians.
In other words, Hizbollah is killing more Israeli soldiers than civilians and the Israelis are killing far more Lebanese civilians than they are guerrillas. The Lebanese Red Cross has found 40 more civilian dead in the south of the country in the past two days, many of them with wounds suggesting they might have survived had medical help been available.

...

4


Para que no se asusten por la falta de respeto a las figuras que viven e infectan las pontificadas instituciones, va una caricatura de Steve Bell, publicada en Guardian. Una caricatura como tantas otras de las que se publican en el mundo, sin que haya tanta alharaca. My Lord, pensar que el cerril de Fox rompió relaciones con un país porque lo llamaron cachorro del imperio.



...