miércoles, julio 05, 2006

5 de JULIO

Para tristeza de algunos, me cuento entre ellos, no hubo un fraude escandaloso, sólo un fraude. Lo que es escandaloso es que casi la mitad de electores y electoras votara por el PAN, quizá les ha ido muy bien en estos 6 años, quizá no hay diferencia, para ellos y ellas, entre cuáles sean sus gobernantes, quizá han padecido, de alguna forma, los estragos que también ha causado el perredismo en nuestro país. No lo sé, cada uno sus motivos. Yo, como decía, no tengo duda en el, quizá apretado, triunfo de López Obrador; tampoco creo que se podrá sostener el fraude. Veremos, hoy empiezan los cómputos. Y la experiencia del desafuero se ha de repetir, aparecerá un presidente, sobrecargado de prozac, anunciando la permanencia de la República.

PD. Ah, no dejan de causarme ternura los radicales y, especialmente, las radicales y tenaces luchadoras por la justicia. Esos hombres y mujeres cibernéticas que el sábado, desde temprano, nos llamaban a no votar y ahora, prestas, nos mandan correos para avisarnos del fraude o de la podredumbre del sistema representativo. Bien, por ahora, cosa que ustedes no comprenden, el país, sea lo que sea que esa ficción signifique, está en otra parte, lejos de sus atalayas virtuales, de sus orgasmos o depresiones que padecen por mail.


...