lunes, agosto 08, 2005

Agosto

Ah, el verano, ese cruel invento de los dioses y de las diosas, donde lo Ășnico que se puede hacer es dejar de trabajar, emborracharse e imaginar que tuvimos la dicha de no nacer.